Gokurousama

Sanitation2_1Las navidades pasadas recordaba el blog “Gokurousama” (vía Joi Ito) que viene a significar en japonés "gracias por el trabajo duro", que es lo que se dice allí para reconocer un buen servicio o un esfuerzo extra. El blog consiste simplemente en un pequeño homenaje a los trabajadores con los que los autores se van cruzando, tomando con permiso sus sonrientes fotografías. Es encantador.

Hay una tradición relacionada en Japón: su Emperador puede distinguir con la dignidad de “tesoro vivo” a quienes han conseguido la “perfección” en su profesión. “Perfección” es conseguir un estado en que la propia voluntad no interfiere con la naturaleza de cada trabajo, y así son interpretadas mejor para conseguir un resultado óptimo. Es decir, no premia el esfuerzo aplicado, pero sí una naturalidad sin esfuerzo que es imposible sin mucha práctica previa. No han sido necesariamente artistas los condecorados, sino frecuentemente sencillos artesanos o profesionales.

Quizá es buen momento de citar las conocidas cuatro fases del aprendizaje:

1.-Incompetencia inconsciente ("no sé que no lo sé")
2.-Incompetencia consciente ("sé que lo hago mal")
3.-Competencia consciente ("puedo hacerlo pero tengo que pensar cómo")
4.-Competencia inconsciente ("puedo hacerlo sin pensarlo")

Me gustaría pensar que podemos extrapolar esto a cualquier tarea. Que hay un camino para alcanzar cierta perfección, en cualquier ocupación o posición. Así, en el nicho aparentemente más desagradecido podría existir una posibilidad de desarrollo personal, que sea en sí gratificante y que disfrute de la camaradería de los que están en el mismo camino. A propósito, para constatar el trabajo duro de un camarada  en Japón hay otra palabra: Otsukaresama.

Esto lo cuento por lo siguiente: generalizo y por tanto arriesgo, pero creo que nuestro carácter tiene virtudes que podrían colocar a nuestro país muy alto en la nueva “economía del conocimiento”, como son la creatividad, la sociabilidad y la seriedad en el trabajo (pese a los tópicos).

Sin embargo, tenemos dos serias dificultades:

  • Una la compartimos con los japoneses: es la aversión a la incertidumbre. Según el estudio de Hofstede, las culturas mediterráneas y Japón son las que puntúan más alto en ella, lo que suele menor toma de riesgos en los negocios (lo que no sólo significa, como se suele apuntar, menor carácter emprendedor, sino vicios de toma de decisión en empresas). Curiosamente también está asociado a altos índices de tabaquismo y conducción rápida. Es característico de culturas antiguas, imperiales y bastante homogéneas étnicamente.

Aquí puede estar el motivo de por qué toda esa literatura anglosajona tipo “break-the-rules” no llega a empaparnos. Por eso no creo que muchos de los que paguen 1500€+IVA  el próximo mes para ver a Tom Peters en Madrid lleguen a experimentar la comunión y catarsis que genera con sus paisanos. Gurusitos del mundo, dejad de traducir, creo que hay una gran ocasión de elaborar un discurso mejor adaptado, porque de lo que no cabe duda es de que lo que hoy puede ser una oportunidad de algunos, mañana será necesidad de muchos por las tendencias que se aprecian ya en el horizonte.

Como ejemplo, y ya que vamos de Japón, recordar como la inmensa mayoría de los samurai (clase que correspondía quizá al 10% del país) fue incapaz de adaptarse a los cambios que se produjeron tras el desembarco del comodoro Perry en Yokohama, vieron como su tradicional lealtad ya no era correspondida y, o bien quedaran como guerreros “liberados” a la busca de señor (ronin), fracasaron al intentar dedicarse a un comercio que chocaba con sus códigos y costumbres, o simplemente se abandonaron.

Tampoco hacen falta estadísticas para darse cuenta. Es tan generalizado que damos por hecho que las cosas han de ser así. Es triste, pero en muchas empresas la motivación apenas sale de los cursos de habilidades y de las encuestas de clima. Los esquemas laborales y las formas directivas no ayudan, pero no es sólo eso.

Hay de nuevo algo más profundo en esta desmotivación y que me atrevería a decir que tiene algo que ver con nuestro concepto filosófico de “libertad”, que quizá por la tradición judeocristiana es más “liberador individual de opresiones” que de “aceptación libre de límites”. No se asume el trabajo o tu rol profesional como una escuela, o como un campo de juego, sino como un recinto que anula tu yo real, que es sólo el de los breves ratos de ocio. Ya pocos dicen “soy…” sino “trabajo en…”.

Aquí sí que Japón nos puede dar pistas, como demuestran las sonrisas sinceras de “Gokurousama”. Divagando, se me ocurre que el camino de las obras de nuestro arte plástico, que lleva decenios en una insatisfacción continua rompiendo límites y apenas intentando lograr la perfección dentro de ellos es una buena metáfora. Sin embargo, y respetando límites simples, los caminos de la perfección no se agotan en las artes orientales: un trazo en la caligrafía, una hoja en el Origami, tres versos en el Haiku…

Querer un poco más los “límites” y trabajar sobre ellos es un camino a la satisfacción profesional, y también al progreso profesional. El primer paso es definirlos. No tienen por qué ser los de tu puesto de trabajo, sino los de lo que tú quieras ser y comunicar como profesional, tu Marca Propia. Como en las disciplinas orientales, cuanto más claros y simples, mejor. Y aquí se enlaza de alguna forma el remedio a ambas dificultades: disminuye la aversión al riesgo, porque cambiando de empleo o emprendiendo tu propio proyecto no cambian realmente los “límites”: sigues trabajando en tu propia obra. Y aunque decidas no cambiar de ocupación, no por ello no debes volcarte en “mejorar”, que no sería necesariamente formarte o ascender, sino simplemente, aprender a hacer lo mejor posible el servicio que puedes aportar, hasta lograrlo sin esfuerzo, o casi, con una pasión tranquila, y sobre todo, no renunciando a que tu jornada laboral forme parte de tu vida.

Quizá tu jefe o tu empresa actual no lo merece, pero tú sí. Aunque el emperador de Japón no te nunca te nombre “tesoro divino”.

2006-01-16T00:43:01+00:0016 enero, 2006|8 Comentarios

8 Comments

  1. Palimp 16 enero, 2006 en 8:26

    Me voy a imprimir este post y a pegarlo en la pared.

  2. enric cid 16 enero, 2006 en 20:49

    estos post me dejan sin palabras….

    a estas alturas seguro que hay cola de editores en la puerta del sr. martinez…. ¡el 23 de abril arrasará! ¡queremos el libro de sus mejores post ya!

  3. Julen 17 enero, 2006 en 11:23

    Mismamente no hubiera sido capaz de decirlo mejor. Me ha gustado mucho.

    Un saludo,

    Julen

  4. Mr.Andorra 17 enero, 2006 en 23:14

    Sr.Martinez, tiene razón en su post. En España hay cierto miedo a tirarse a la piscina de la innovación y de emprender. Supongo que va en relación con la sensación de seguridad. Si tienes algo seguro, no vas a arriesgar. Pero en otros países, supongo que hay más mentalidad de oportunidad, de que se vive una sola vez, de admirar a quien ha conseguido algo y no como aquí que se le envidia y medio ataca. En un post de hoy de Dans hablaba de como en china la gente compra y vende, de la altísima competencia comercial que hay pero que tiran adelante. Supongo que en éste país, el hecho de que la gente lo primero que piense sea en comprar un piso y el fuerte barrera de ir a trabajar a otro país o región, explica muchas cosas.
    Siempre pienso en que si nos diesen 5 años de vida (por cualquier motivo de salud), haríamos muchas cosas que ahora no seríamos capaces ni de pensar? Como por ejemplo, vivir feliz, hacer lo que siempre uno ha soñado, perder el miedo,…

  5. jelopez 17 enero, 2006 en 23:27

    Excelente, como siempre. He de reconocer que todas las noches, al sentarme frente a mi Bloglines, ansío encontrar posts de Martínez. Es difícil encontrar tanto sentido común, capacidad de análisis y visión en tan pocas líneas. Enhorabuena
    Al respecto del post… como emprendedor, ex-universitario y ser social que soy capto los mensajes de los comentarios. ¿Qué esperábamos de esta sociedad inmersa en un Matrix (Matrix=Televisión) que promueve los réditos al corto plazo, que busca el éxito fácil, que no premia el esfuerzo, etc, etc? Una sociedad que cuanto más «pan y circo» tiene, más quiere. ¿Esfuerzo? ¿Para qué?
    Habría que preguntarse por qué los mensajes que llegan a la sociedad son los que son y por qué y a quién interesa esa «anestesia» social. La falta de motivación y el pánico a la incertidumbre no dejan de ser dos síntomas del deseo de seguir dentro de Matrix.

  6. Isaac 22 enero, 2006 en 17:59

    Muy bueno, gracias. Lo linké en mi blog
    http://ioannes.wordpress.com/2006/01/22/gokurousama/

  7. Francisco Gimeno Navarro 9 junio, 2006 en 23:29

    Me ha enganchado el razonamiento del Sr. Martinez, respecto a «aceptacion libre de limites». Andorra me anima a ser valiente con mi futuro al prejubilarme con 60 años y jlopez repite lo ya sabido en 50 años obervando a la sociedad proxima: siguen prefiriendo «pan y circo» y los que tienen algun poder los usan en su beneficio.
    Convinemos sabiamente la «aceptacion de limites» y no solo respecto a nosotros. La decisión es: debemos desarrolar nuestro potencial creativo como lobos esteparios, o limitamos ego y aspiraciones creativas para convivir con otras personas proximas (esposa, hijos) que tiene su propio yo.
    Ejemplos tenemos: Mahoma, Jesus, Leonardo, Colon, Cervantes, Solana… no tienen familia ni personas proximas a quien amar pero han alcanzado sus metas y pasaran a la historia, con «h minúscula». Se que hay quien mataria por esto, pero yo no.

  8. Francisco Gimeno Navarro 9 junio, 2006 en 23:30

    Me ha enganchado el razonamiento del Sr. Martinez, respecto a «aceptacion libre de limites». Andorra me anima a ser valiente con mi futuro al prejubilarme con 60 años y jlopez repite lo ya sabido en 50 años obervando a la sociedad proxima: siguen prefiriendo «pan y circo» y los que tienen algun poder los usan en su beneficio.
    Convinemos sabiamente la «aceptacion de limites» y no solo respecto a nosotros. La decisión es: debemos desarrolar nuestro potencial creativo como lobos esteparios, o limitamos ego y aspiraciones creativas para convivir con otras personas proximas (esposa, hijos) que tiene su propio yo.
    Ejemplos tenemos: Mahoma, Jesus, Leonardo, Colon, Cervantes, Solana… no tienen familia ni personas proximas a quien amar pero han alcanzado sus metas y pasaran a la historia, con «h minúscula». Se que hay quien mataria por esto, pero yo no.

    —–
    PING:
    TITLE: Mediterraneos pero currantes
    URL: http://mikelsantiago-info.web06.winsvr.net/Inicio/tabid/36/articleType/ArticleView/articleId/42/Mediterraneos-pero-currantes.aspx
    IP: 65.91.41.206
    BLOG NAME: http://www.mikelsantiago.info
    DATE: 09/29/2006 09:08:12 PM

    —–
    PING:
    TITLE: Hacerse amigo del dragón
    URL: http://www.simbiontes.com/archives/vida-cotidiana/hacerse-amigo-del-dragon.php
    IP: 62.193.209.72
    BLOG NAME: simbiontes
    DATE: 02/22/2006 11:04:37 PM
    Aunque el trabajo que tengas no sea el mejor del mundo, deberías intentar darle la vuelta y encontrar la forma de disfrutar de él, siquiera buscando lo positivo en lo que le rodea.
    —–
    PING:
    TITLE: Gokurousama
    URL: http://joanplanas.com/2006/01/16/gokurousama/
    IP: 67.15.197.14
    BLOG NAME: Joan Planas
    DATE: 01/16/2006 08:09:11 AM

    “Gokurousama” (vía Joi Ito) viene a significar en japonés gracias por el trabajo duro
    Así empieza el post de Estratega donde descubro esta maravilla de blog japonés donde salen fotografiadas las personas que han trabajado duro en…
    —–
    PING:
    TITLE: Gokurousama
    URL: http://meneame.net/story.php?id=3139
    IP: 207.210.213.189
    BLOG NAME: meneame.net
    DATE: 01/16/2006 01:19:48 AM
    Reflexiones de un bloguero sobre el trabajo y la forma de afrontarlo. Interesante analisis sobre la aproximación al mismo de los españoles y como tenemos muy baja predispoción a asumir riesgos junto a una baja motivación por ayudar a la empresa en la q…

Deje su comentario