Aprender estrategia2020-06-03T15:56:02+00:00

Aprender estrategia

¿Qué distingue a las personas y organizaciones que en igualdad de condiciones consiguen lo que desean de forma sostenible? Muchos dirán que es la suerte o trabajar mucho, otros que imitar a los mejores, algunos que pensar mejor y ser consecuentes a tiempo. Ese es precisamente el camino de la buena estrategia.

Esto va más allá del análisis exhaustivo o de seguir recetas. La buena estrategia busca mejorar lo que sabemos, pero también lo que somos y lo que hacemos en el mundo. La estrategia, además, marca la intención. Una organización no lo es si no siente las metas comunes. Por tanto la estrategia también alinea e impulsa a que todos aporten lo mejor de su potencial.

Lamentablemente, las organizaciones renuncian en buena medida a este recurso. Algunas evidencias:

  • 85% de los equipos ejecutivos pasan menos de 1 hora al mes discutiendo estrategia
  • Menos del 10% de los empleados creen que entienden la estrategia
  • Más del 50% de los ejecutivos senior no creen tener una estrategia ganadora

Cuando no hay estrategia, los problemas se resuelven dedicando extras de recursos y con parches. La empresa no desarrolla lo que necesita para ganar el futuro al que aspira. La complejidad organizacional medida como el incremento de comités y puestos interfaz o dedicados en los últimos 50 años se ha multiplicado por 50. Esto reduce el foco, alineamiento y agilidad de las compañías.

Naturalmente, ninguna organización va a reconocer que no tiene estrategia. Con la inteligencia en las personas, es lo mejor repartido del mundo: casi todos creen que la suya es mejor que la de los demás. El problema es la cantidad de cosas que las empresas confunden con tener estrategia: presupuestos, estudios de tendencias, la calidad del liderazgo o la gestión, enunciados de misión o visión, la capacidad de reacción, las mejores prácticas, los planes de optimización… Todos ellos elementos muy convenientes, pero en ningún modo sustitutos de una estrategia integral.

Estratega ofrece un conjunto de propuestas formativas para mejorar las ideas y acciones estratégicas de una organización capacitando a sus directivos y profesionales. Se diferencia de otras ofertas en:

  • Adaptación a la realidad de cada empresa, alineada con sus claves de éxito y sin recetas
  • Enfoque multidisciplinar que aúna estrategia empresarial y desarrollo personal
  • Entrenamiento directivo impartido desde la experiencia directiva y el rigor académico actualizado, no meras presentaciones o copias de copias
  • Tono abierto, invitando a la inspiración y el humor

El logo de Estratega contiene metáforas de las dimensiones de una estrategia, :

La bombilla es lo primero que vemos, y simboliza las ideas que iluminan la realidad o abren caminos. Comprender. Un pequeño punto en el interior rompe la simetría y transforma de improviso el filamento en puerta al convertirse en su pomo. La puerta es la meta, que abre mejores futuros. El casquillo pasa a ser una escalera, son los planes o principios que nos permiten implantar una estrategia.

Para ser eficaz, una estrategia ha de cubrir los elementos que cubren estas tres metáforas: la comprensión superior para resolver los dilemas, las aspiraciones comunes, y la gestión de las herramientas necesarias para alcanzarlas.